Reseña 0217 | Mal de amores

Mal de amores, Ángeles Mastretta (México, 1995) novela

350 páginas.

“Diego Sauri nació en una pequeña isla que aún flota en el Caribe mexicano. Una isla audaz y solitaria cuyo aire es un desafío de olores profundos y afortunados. A la mitad del siglo XIX, toda la tierra firme o flotante que hubo en aquel regazo pertenecía al Estado de Yucatán. Las islas habían sido abandonadas por temor a los continuos ataques de los piratas que navegaban la paz de aquel mar y sus veinte azules”, (íncipit).

autor-mastretta

María de los Ángeles Mastretta de Aguilar, es mejor conocida en el mundo de las letras como Ángeles Mastretta, aunque a mí me gusta llamarla la mujer de los ojos grandes por excelencia. Para lo que me conozcan poco, debo presentarla como mi escritora favorita de casi-toda-la-vida.

Aprovechando que es este el mes del amor y la amistad, de lo cursi, pegajoso y ridículo, me doy permiso para reseñar este libro que lejos está de lo empalagoso, pero si raya un poco en lo dramático que puede ser el amor.

Mal de amores es una de mis novelas favoritas, que aunque cuenta con una trama sencilla, la rica narrativa de Mastretta causa que cualquier lector se enamore de ella, al menos a mí me pasó, no podía dejar de leerla.

portada-resena-0217

La historia narra los males de amor de Emilia Sauri, hija única del matrimonio Sauri, que tardó más de una década en ser procreada y nació un 12 de febrero, teniendo por delante una muy intensa vida, más con Daniel Cuenca en ella.

El detalle que más me agrada de esta novela es su contexto, el mal de amores de Emilia con Daniel atraviesa por plena Revolución Mexicana, lo que enajena el alma de Cuenca y arrastra a Sauri por un viaje que le permite descubrirse a sí misma.

Sé que esto suena a cliché, que un mal de amores te lleve al autodescubrimiento, pero esta novela coincide con la mayoría de la obra de Mastretta, donde relata a la mujer emergiendo de una relación para empoderarse como persona independiente.

Cuando invito a alguien al Club de fans de Mastretta, siempre recomiendo leer primero alguna de sus compilaciones de relatos, como Maridos o Mujeres de ojos grandes, para posterior leer esta novela, sin dejar de contemplar Arrancame de la vida.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s