Reseña 4 | Tres novelas cortas de literatura mexicana

En esta ocasión les presento tres reseñas cortas de tres novelas cortas de autores mexicanos (bueno, Fuentes nació en Panamá, pero toda su vida fue considerado mexicano).

Aura (México, 1962) Carlos Fuentes
62 páginas

“Lees ese anuncio: una oferta de esa naturaleza no se hace todos los días. Lees y relees el aviso. Parece dirigido a ti, a nadie más. Distraído, dejas que la ceniza del cigarro caiga dentro de la taza de té que has estado bebiendo en este cafetín sucio y barato..” (íncipit)

Recuerdo que la primera vez que leí esta novela, me tomo una media hora hacerlo. No le entendí y tuve que leerla de nuevo. Creo que en total la he leído unas cinco veces desde entonces y no la entiendo del todo.

Muchos le otorgan el titulo de la gran obra de Carlos Fuentes, también hay quienes aseguran que es una novela de suspenso. Probablemente.

Parece que es narrada en tercera persona, pero el narrador es la propia conciencia del protagonista que nos relata en tiempo presente todo lo que sucede en escena. Solo cuenta con tres personajes: Fernando Montero, quién inicia el relato; Consuelo, la anciana que contrata a Fernando con la intención de poner en orden las memorias de su fallecido marido; y la misteriosa Aura, sobrina de Consuelo.

La Ciudad de México aquí juega el papel de ubicación geográfica, prestando una de las calles más emblemáticas de su centro histórico. A primera vista el lector no puede identificar si la novela está situada en la misma época en la que se publicó, pero podría aventurarme a colocarla dentro del Cardenismo, por las pistas de transición que muestra al inicio de la trama.

Esta novela es ideal para leerla en una tarde fresca, con un vaso de té helado o cualquier que sea tu bebida favorita. No la recomiendo para antes de dormir, porque exige que estés en todos tus sentidos para desenredar la trama. Tampoco la leas a escondidas en el trabajo.

fuentes1

 

 

***

 

Las batallas en el desierto (México, 1981) José Emilio Pacheco
68 páginas

“Me acuerdo, no me acuerdo: ¿qué año era aquel? Ya había supermercados, pero no televisión, radio tan sólo: las aventuras de Carlos Lacroix, Tarzán, El Llanero Solitario, La Legión de los Madrugadores, Los niños catedráticos, Leyendas de las calles de México, Panseco, El Doctor I. Q., La Doctora Corazón desde su Clínica de Almas..” (íncipit)

Todos la hemos leído luego de escuchar aquella canción de Café Tacuba que dice: “Oye, Carlos, ¿por qué tuviste que salirte de la escuela esta mañana?”. Yo si. Y me gustó mucho.

Ubicada en los años ochenta, es narrada por un joven, que luego de encontrarse con un antiguo compañero de la escuela, comienza a revivir sus días en el colegio. Pacheco nos ofrece un testimonio de la evolución que experimentaba la Ciudad de México y de la cultura popular a finales de los años 40, la introducción de novedades luego de la Segunda Guerra Mundial y como esto impactaba la vida de un niño de clase media.

Carlos, el protagonista, se ve obligado a recordar el mal momento que pasó por enamorarse de la mamá de su nuevo mejor amigo. Sus conservadores padres en aquel entonces deciden que no es correcto que su hijo de 8 años se enamore de una mujer adulta, que según ellos tiene una dudosa reputación, y lo mandan a confesarse con un sacerdote y a tomar terapia con un psiquiatra.

La prosa limpia de Pacheco hace de esta novela de lectura fácil, no toma más de 2 horas. Es ideal para amenizar un viaje en avión o esos trayectos en transporte público.

Jose_Emilio_Pacheco-2

 

 

***

 

Nadie los vio salir (México, 2001) Eduardo Antonio Parra
37  páginas

“Llegaron a eso de las tres, cuando los músicos todavía no se cansan y avientan cumbias y corridos como si estuvieran empezando. A estas alturas de la madrugada ni nosotras ni los clientes estamos tan borrachos, y casi nadie perdona una pieza sin ponerse a zapatear..” (íncipit)

La encontré por casualidad, hace unos años, cuando buscaba autores mexicanos que desconocía. Es una novela breve que considero la primera con temática erótica que leí en la vida.

Es una novela atemporal (se puede ubicar en cualquier año) situada en alguna cantina de cualquier ciudad fronteriza, esta novela nos ofrece un relato salpicado por la algarabía que se puede hallar en estos lugares. La protagonista narra un hecho extraordinario que sucede en una noche, de esas en las que no esperaba que sucediera gran cosa, mientras se encuentra preocupada por su comadre que está en cama muy enferma.

Ella es prostituta o dama de compañía, y transcurre el tiempo recordando los buenos tiempos de su juventud y como las costumbres en el lugar han ido cambiando. Cuando aparece un extraña pareja que pone de cabeza el lugar con su vibra. El final es alucinante e inesperado.

Es la novela más corta que he leído, también mi favorita. En aquel 2008 la compré e ingenuamente la preste. Jamás regresó ese primer ejemplar. En diciembre la volví a adquirir en la FIL Guadalajara, como parte de mi misión de recuperar los libros perdidos y fue el único caso de éxito. Puede leerse en cualquier momento del día, sobre todo cuando esperas un cita a lado de una taza de café y admiras el tráfico vehicular.

 

137976962968

 

 Próxima reseña: ¿Por qué a mí? de Valéria Piassa

Anuncios

2 comentarios sobre “Reseña 4 | Tres novelas cortas de literatura mexicana

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s