Punto 1 | Llorar por culpa de una película

No puedo decir con exactitud cuando comenzó, pero desde hace un tiempo ingrese sin prisas a una época de sensibilidad tan fuerte que disfruto ver películas cursis, porqué sé que en algún momento voy a llorar. No es tortura. A veces se siente bien llorar mientras ves una película, llorar porque sientes tan cercano el dolor, la felicidad o la nostalgia que te proyecta la pantalla.

Podría hacerles una lista de películas que me provocan un mar de lágrimas, pero realmente no las recuerdo todas. Así que les hablaré de la última (que vi ayer, de nuevo).

 

Su nombre es Seeking a friend for the End of the World (Buscando un amigo para el fin del mundo) salió en mayo del año pasado, tal vez para aprovechar la histeria por el fin del mundo que nunca llegó. No se me hizo verla hasta hace unas semanas cuando la adquirí. La protagonizan Steve Carell (estuve enamorada de él un tiempo) y Keira Knightley (Orgullo y Prejuicio).

No les quiero contar la trama por si aún no la ven. Sólo les compartiré dos secuencias que me conmueven al grado de no poder hablar mientras duran.

La primera de ella es ambientada por la canción  The air that I breath de la banda británica The Hollies.

Las lágrimas comienzan a rodar cuando Dodge (Steve) se despide de Penny (Keira) y le dice que es el amor de su vida. ¿Comprenden? Después de una vida, tiene que venir un meteoro a impactarse contra la tierra para que él descubra que el amor de su vida era su excéntrica vecina, la que sólo deseaba reencontrarse con su familia para pasar la apocalipsis. Y en lugar de retenerla a su lado, hace el gran esfuerzo de reconciliarse con su padre para que en su avioneta la lleve a cumplir su deseo (aquí me doy cuenta que ya casi les platique toda la película, jajaja). Un verdadero gesto de amor. Luego la canción, romántica y sencilla a más no poder, no puede causarme otra cosa que unas tremendas ganas de esconderme debajo de las cobijas a llorar.

La segunda escena, la secuencia final, tiene una carga emotiva más fuerte.

Penny vuelve para estar junto a Dodge. Realmente aquí no tengo que explicar nada, sólo el hecho que esperaba algo extraordinario. ¿Pero que otra cosa más extraordinaria podría pasar? Él muere contemplando la sonrisa de ella, después una segadora luz blanca invade la pantalla. Todo podría suceder después, sobrevivieron, se casaron, tuvieron mil hijos y ella pudo ver de nuevo a su familia. O nada. Simplemente murieron por el impacto de los fragmentos del meteoro.

Muchos pensaran que es una verdadera tortura ver este tipo de películas. Para mí es una especie de catarsis. Y una prueba más de que no soy de hielo, tengo sentimientos y soy como cualquier otra chica que llora con cursilerías.

Me permitiré una cursilería más. Consejo a la Walter Mercado: no esperen  a que un maldito meteoro se estrelle contra la tierra, salgan y busquen al verdadero amor de su vida. No se queden con ‘equis’ persona porque ‘fulan@ no los pela’. No se engañen ni engañen a nadie, sólo sean felices y amen mucho. No importa si una piedra en el jardín resulta ser el amor de su vida, cuidenla como si no hubiera nada más bello en el mundo.

 

seeking-a-friend-for-the-end-of-the-world-428x267

 

P. D. Hay un perro que comparte créditos y protagonismo. Está muy bonito.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s